Tipos de cerradura para viviendas

Se trata de un objeto tan cotidiano que muchas veces lo pasamos por alto, pero la importancia que tiene escoger una cerradura frente a otra es enorme. Este elemento de seguridad nos ayuda a preservar nuestro hogar de posibles atacantes, manteniendo a salvo a nuestras familias y nuestras pertenencias. La idea de que alguien pueda acceder al lugar donde más seguros nos sentimos puede resultar insoportable en muchos casos. Por ello vamos a revisar cuales son los tipos de cerraduras más comunes para un hogar:

Cerradura empotrada: se caracterizan por estar encajadas en la parte más estrecha de las puertas. Se suele emplear para puertas de exterior o de interior, ya sean de metal o de madera. Es uno de los sistemas más frecuentes ya su instalación resulta muy sencilla. Dentro de esta categoría se distinguen varios niveles de seguridad, dependiendo de lo que estemos buscando.

Cerradura cilíndrica: también conocida como de perfil europeo. La particularidad de esta cerradura es que cuenta con un cilindro con bombín de pera, que es donde se inserta la llave para cerrar o abrir. Este tipo es muy popular en Europa, y se suele emplear en puertas exteriores. Cuenta con sistema anti-bumping (lo analizaremos en próximos artículos).

Cerradura digital: no está tan extendida en hogares como en hoteles, edificios públicos o garajes, pero comienzan a verse cada vez más. El método de apertura es variable, puesto que puede ser mediante tarjeta, huella dactilar o código numérico. La mayoría de estas cerraduras cuentan con un sistema de bloqueo que las convierte en una opción muy segura. Falta mucho para que este tipo de cerradura sustituya a las clásicas llaves, y sino que se lo pregunten a alguno de los cerrajeros en Bilbao que trabajan en instalando cerraduras.

Cerradura de sobreponer: la ventaja principal de escoger este sistema de cerrajería es que su instalación es extremadamente fácil, dado que se coloca por encima de la puerta y queda siempre por encima de ésta. Sin embargo esto puede suponer un inconveniente ya que, al quedar al descubierto permite que el sistema se pueda forzar con una palanca.

Cerradura tubular: esta cerradura es conocida porque se puede cerrar desde el interior al accionar un botón. Es usada en baños, dormitorios o cualquier habitación que se desea que se pueda cerrar desde el interior. La podemos encontrar en viviendas o en espacios públicos, como restaurantes o bares.

Cerradura multipunto: destaca porque permite cerrar  con varios puntos de seguridad empleando solamente una llave y en un solo movimiento. Esta característica la convierte en uno de los sistemas más seguros del mercado, puesto que ofrece diferentes posiciones de anclaje. Se suele escoger como cerradura de puertas acorazadas o blindadas y, al incrustarse en el marco dificulta que se pueda forzar la puerta con una palanca, por ejemplo.

Puede resultar sencillo instalar cualquiera de estos tipos de cerraduras, pero si no disponemos de tiempo o de paciencia para llevarlo a cabo lo mejor será recurrir a un especialista.  Puedes contactar con un cerrajero 24 horas en Bilbao para este tipo de trabajos, ya que si quieres lo mejor para tu hogar no deberías correr el riesgo de que quede mal instalada.

Deja un comentario